Arte Rupestre en Maniabón

Arte Rupestre en Maniabón

Por Alexis Rojas Aguilera

En la región de los enigmáticos cerros del grupo Maniabón al norte de Holguín, en la parte que aún sobrevive de uno de ellos, apenas el año pasado fue detectado para la ciencia arqueológica, de manera casual, un gran mural al aire libre de pinturas rupestres, el primero de su tipo en la provincia y uno de los pocos existentes en Cuba.

Todo un tesoro del arte que practicaron los primitivos habitantes de la comarca, probablemente de los asentamientos de loma El Catuco, San Antonio o Loma de la Morena, de filiación agricultores ceramistas, que hoy deviene no solamente en testimonio cultural de alto valor, expresión de sus creencias y reflejo ideológico, sino en potencial atractivo para el turismo que acuda a la provincia en años venideros, una nueva opcional.

Una joya que, valga decirlo, no solamente fue víctima de vándalos o ignorantes que antes llegaron allí y dejaron grabadas heridas en forma de grafitis, y que hoy además, escalofría pensar forma parte de una concesión minera dirigida a la obtención de áridos, con licencia ambiental emitida antes, bastante antes, de este singular descubrimiento científico.

Por tanto, lo primero que se impone para las autoridades holguineras y cubanas, es la salvaguarda de tan impresionante bien patrimonial legado a la posteridad por quienes están en lo más profundo de las raíces del pueblo cubano y cuya matriz genética la lleva aún el ocho por ciento de la población actual.

El mural se suma a numerosos hallazgos de pinturas y grabados del arte aborigen nacional en el territorio holguinero, realizados a lo largo de años, en varias regiones, como Banes (Capital arqueológica de Cuba, por la cualidad de sus exponentes materiales en sitios de habitación), Antilla (Cueva del Júcaro), Mayarí (Farallones de Seboruco, primeros testimonios) y Gibara (entre otros, la fabulosa cueva de Los Panaderos), lo cual habla de una sólida y sostenida producción (superestructural, ideográfica).

Juan José Guarch Rodríguez, especialista en Arte Rupestre del Departamento de Arqueología del Centro de Investigaciones y Servicios Ambientales y Tecnológicos (CISAT), de la delegación del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA), refirió que:

"El Grupo de Exploraciones Científicas de Gibara estudiaba los murciélagos de la zona y, accidentalmente, encontró el mural.

“Alexis Silva, su presidente, con conocimientos sobre el tema, sospechó que eran dibujos primitivos y avisó. Organizamos una expedición y varios especialistas pudimos verificar que era realmente arte prehistórico, formado por círculos de los cuales parten líneas rectas semejando soles y círculos concéntricos, todo de color negro, al parecer hechos con carbón vegetal.

"Este es el más grande hasta ahora en la provincia, mientras que el otro es en la Cueva de Los Panaderos que le sigue en cuanto a número de pictogramas.

“En Cuba hay otros murales, algunos realmente impresionantes, como los de la Cueva Número uno de Punta del Este, pero el de este cerro resulta singular por la cantidad de dibujos, la conservación y estar en una pared en el exterior".

También informó que actualmente se gestiona por parte de los investigadores Racso Fernández y Dany Morales, ambos del Instituto de Antropología, un análisis químico en España dirigido a conocer con precisión el material empleado en la elaboración de los dibujos”.

Proyecto a la vista

 “Se está trabajando en la confección de un proyecto del Departamento de Arqueología de Holguín para investigar el Arte Rupestre durante tres años a partir del 2016, el cual asegura el presupuesto necesario al desarrollo de las investigaciones, con un orden de prioridades.

En este esfuerzo participarán los miembros de la Sociedad Espeleológica, visitantes asiduos de las cavernas, a los que dotaremos de conocimientos básicos para identificar el arte rupestre, mientras el énfasis investigativo se dirigirá a zonas donde suponemos deben existir otros nichos con pinturas, luego de repasar y profundizar en todo lo que ya conocemos, incluido el estado de conservación”, señaló el Ms. C. Adisney Campos Suárez que estará al frente del mismo.

Exposición en mayo

La Casa de Iberoamérica acogerá el 6 mayo, como parte de Las Romerías, una exposición de pinturas que reproducen con fidelidad y belleza, numerosos de los dibujos aborígenes encontrados en la provincia, fruto de la labor Adisney Campos, Juan Guarch y Aldo Galbán, amantes fervientes de arte primitivo.

Fuente: http://www.ahora.cu/secciones/holguin/17227-arte-rupestre-en-maniabon

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer