Comunicado oficial: impactos del proyecto del gasoducto sobre el patrimonio arqueológico nacional (Puerto Rico)

Comunicado oficial: impactos del proyecto del gasoducto sobre el patrimonio arqueológico nacional (Puerto Rico)

Arql. Federico (riki) Freytes Rodríguez,
Fundación Educativa Caribe Arqueológico,
787-360-8239, www.caribearqueologico.org

 

Mucho es lo que se ha hablado y escrito sobre el impacto del proyecto del gasoducto del Norte, irónicamente llamado vía verde, sobre nuestros recursos naturales y ambientales.  Sin embargo, apenas se ha escuchado sobre el impacto funesto que este proyecto tendría sobre numerosos yacimientos arqueológicos prehistóricos y recursos históricos.  Resulta imprescindible alertar a la ciudadanía sobre éste aspecto negativo del proyecto del gasoducto, es decir, la forma en que afectaría diversos recursos culturales de carácter invaluable para el país.

El gasoducto del  Norte proyecta atravesar la isla desde el área metropolitana hasta Arecibo, en el Norte de la isla, y desde Arecibo hasta peñuelas en el Sur.  En su trayecto, dicho “desarrollo” atravesaría muchas zonas con alta sensitividad arqueológica, incluyendo yacimientos arqueológicos previamente documentados y muchos otros que posiblemente sean descubiertos e impactados adversamente por el proyecto en cuestión.

Comenzando por el municipio de Cataño en el extremo Noreste del proyecto propuesto, la construcción afectaría el yacimiento conocido como Almacén 5 de Palo Seco, de carácter prehistórico.

En el área de Toa Baja, la trinchera de la tubería según diseñada proyecta cruzar por el mismo medio los terrenos de la Ermita de Nuestra Señora de la Candelaria, de la antigua Hacienda El Plantaje.  Construida en el año 1735 del siglo dieciocho, ésta es una estructura única en su clase en Puerto Rico, y en sus inicios está asociada con el célebre corsario puertorriqueño Miguel Enríquez.  La línea de la tubería proyecta cruzar la estructura por el mismo medio, cosa que entendemos será modificada para evitar impacto directo al recurso.  Sin embargo, si se modifica para que pase por cualquiera de sus costados, podría incluir los hallazgos que se encuentran en su periferia, incluyendo su cementerio.  En adición, las labores del proyecto de construcción pudiesen afectar la integridad de la estructura, y ni mencionar los posibles daños en caso de algún accidente o explosión.  También existe evidencia de materiales precolombinos en el área.

Siguiendo el tubo en dirección al Oeste, la línea pasaría por encima del yacimiento prehistórico Punta Corozo (DO-34), localizado al extremo Oeste de Punta Salinas, y con una cronología del periodo saladoide tardío, aproximadamente del año 600 en adelante.  En Toa Baja, la construcción afectaría el sitio conocido como Toa Baja 18, de carácter prehistórico.  En el área de Dorado, el gasoducto pasaría por el área de los yacimientos conocidos como DO-15 y DO-20.  DO-15 es un sitio multicomponente, con materiales del periodo taíno y del periodo histórico; y DO-20 ha  sido identificado como un yacimiento prehistórico tardío, con materiales de cerámica, concha y lítica.  

Más hacia el Oeste, en el área de Vega Baja, el gasoducto atravesaría el conocido yacimiento Paso del Indio, el cual cuenta con evidencia de ocupación desde el periodo arcaico hasta el periodo de contacto con la llegada de los españoles.  Cercana también al área del proyecto se encuentra la cueva con petroglifos denominada VB 22, la cual presenta diversos materiales precolombinos entre los cuales destacan las herramientas en piedra, con ausencia de cerámica. 

En el área de carso entre Manatí y Vega Baja, el estudio arqueológico de Fase IA realizado para el proyecto Vía Verde localizó tres abrigos rocosos con petroglifos, así como un sistema de terrazas de cultivo construidas con piedras.

En el área de Barceloneta, el proyecto cruzaría por terrenos de la antigua Central Plazuela.  Esta fue establecida en las postrimerías del siglo XIX.  Sus orígenes se remontan a mediados del siglo XIX, cuando era conocida como la Hacienda Plazuela.

En el área de Arecibo, el proyectado gasoducto afectaría terrenos de las haciendas históricas Las Lizas y Teresa, así como dos puentes de ladrillo, uno de ellos posiblemente asociado al tren de circunvalación.  El proyecto también discurriría por terrenos de la recientemente destruida Central Cambalache.

Al llegar a Utuado, el gasoducto cruzaría por la parte posterior del Colegio Regional de la Montaña, localizado encima de un yacimiento prehistórico importante, denominado Salto Arriba.  Este yacimiento tiene cronología del saladoide tardío, aproximadamente del año 600 en adelante.  En adición, el área en la periferia de Salto Arriba presenta evidencia de arte rupestre en las rocas de los ríos y quebradas, muy cerca del área proyectada para la tubería de gas.

Entre Utuado y Adjuntas el gasoducto proyecta cruzar el Valle del Río Pellejas, donde estaba establecida la Central Pellejas, fundada en 1911.  Inicialmente esta edificación fue una destilería de ron, convirtiéndose posteriormente en una central azucarera pequeña, en lo que representa evidencia de la penetración de la producción del azúcar en el área cafetalera del interior montañoso de la isla.

En el municipio de Peñuelas el proyecto pudiese afectar el sitio Río Tallaboa, el cual es un yacimiento del periodo taíno, que incluso cuenta con la presencia de evidencia de enterramientos humanos.

Los yacimientos antes mencionados son solo aquellos de los cuales se tiene evidencia por estudios e investigaciones previas, y los descubiertos por la fase inicial de investigación para el proyecto del gasoducto.  Extensas áreas sumamente sensitivas a la presencia de yacimientos arqueológicos, tales como el tramo entre Dorado y Vega Baja, el tramo entre Vega Baja y Arecibo, así como la zona al Norte y al Sur de Utuado, presentan enormes posibilidades de contener recursos culturales importantes.  Si se procede con la construcción del gasoducto, podrían ser impactados y perdidos numerosos yacimientos arqueológicos que constituyen parte de nuestro lastimado y menguado patrimonio nacional.

Como si lo anterior fuera poco, se ha informado que la construcción del gasoducto del Norte pudiese comenzar tan pronto como a principios del año 2011.  Resulta increíble pensar que fuese posible proceder con la construcción del proyecto si aún no han sido concluidos los estudios arqueológicos correspondientes con respecto al área a ser impactada.  Los yacimientos arqueológicos y recursos históricos son elementos no renovables, que requieren de estudios especializados y planes de salvamento y de protección, en caso de no poder ser preservados en su totalidad.  Estos estudios no son algo que pueda hacerse de un día para otro, sino que toma tiempo y mucho trabajo especializado poder identificar, excavar, investigar, catalogar y salvar lo que se pueda, previo a la proyectada construcción.

Resulta imprescindible levantar la voz de alerta ante el impacto inminente que la construcción del gasoducto del Norte tendría sobre muchos recursos culturales importantes en nuestro país.  Los proyectos no pueden hacerse a la ligera, tomando en cuenta solo consideraciones económicas, puesto que es mucho más lo que el país puede perder en el mediano y largo plazo, que los centavos que nos ahorraríamos durante un periodo limitado de tiempo.

 


Información tomada en parte de Carlos Ayes y Marisol Rodríguez, Estudio Arqueológico Fase IA, proyecto Vía Verde.

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer