Destruyen chimenea del Central Victoria en Puerto Rico

Destruyen chimenea del Central Victoria en Puerto Rico

Recientemente hemos observado una serie de acciones que van en claro menosprecio del patrimonio cultural, histórico y arqueológico de Puerto Rico. El pasado sábado 12 de noviembre se escribió otro capítulo nefasto en cuanto a la depredación de los recursos de Puerto Rico. Un arqueólogo local presenció que a eso del mediodía fue implotada y demolida la chimenea de la Central Victoria, localizada en la carretera # 3, al Sur del cruce que da entrada al municipio de Carolina, detrás de Victoria Industrial Park. Que sepamos, está demolición se hizo sin ningún tipo de vista pública, sin ninguna publicidad y sin ningún aviso. No hemos podido averiguar quién o quiénes están detrás de dicha demolición.

La muerte de la chimenea de la Central Victoria se suma a la destrucción paulatina de otras centrales azucareras en Puerto Rico, destrucción que se encuentra actualmente en curso. Recientemente fueron demolidas las estructuras principales de la Central Cambalache, en Arecibo, así como las maquinarias del interior de la Central Plata, en Moca. Estas últimas demoliciones fueron llevadas a cabo por el gobierno de Puerto Rico. Las centrales azucareras forman parte de un patrimonio histórico nacional de importancia suprema, en lo que se conoce como arqueología industrial. Las centrales representan un momento socioeconómico muy particular en nuestro desarrollo como pueblo, parte de un pasado ligado a la producción de azúcar de caña, industria de la cual casi todo Puerto Rico formó parte. La destrucción de la chimenea de la Central Victoria, en Carolina, significa el fin de un elemento arqueológico único para dicho municipio, un atentado craso contra los recursos locales y la historia de la región. Ya la imponente presencia de la chimenea no saludará a los visitantes y residentes del área.

De continuar la destrucción de las Centrales Azucareras, podríamos quedarnos sin ningún ejemplo arqueológico de lo que fue posiblemente la industria más importante durante el siglo 20 en Puerto Rico. En adición, la destrucción de las centrales azucareras por parte del gobierno de Puerto Rico o por parte de quien sea, representan un atentado y un delito contra el patrimonio arqueológico de Puerto Rico, y pudiese ser castigado por ley tanto por leyes locales como federales. La Fundación Educativa Caribe Arqueológico denuncia enérgicamente una vez más la destrucción de nuestro patrimonio, y hace un llamado a las autoridades concernientes y al pueblo a tomar acción en contra de semejante delito cultural.

 

Arql. Federico Freytes Rodríguez,
Fundación Educativa Caribe Arqueológico
787-360-8239
rikifreytes@yahoo.com

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer