¿Un arte que dice adiós? Sobre la conservación del arte rupestre en el occidente de Cuba

¿Un arte que dice adiós? Sobre la conservación del arte rupestre en el occidente de Cuba

PATRICIA CÁCERES y ABDUL NASSER THABET

Cientos de miles de cavernas de todo el mundo atesoran con celo petroglifos y manifestaciones pictóricas, que mucho pueden decir sobre tradiciones, ritos y leyendas de grupos o poblaciones antiguas.

Visitar uno de estos lugares, conocidos como estaciones de arte rupestre, es como hojear un libro de historia, como abrir una puerta con acceso directo y exclusivo a nuestros propios orígenes.

En los 109 mil 722 kilómetros cuadrados de la geografía cubana hay algunos de estos sitios, que datan fundamentalmente de la etapa precolombina y del período del cimarronaje.

Sin embargo, como evidencian investigaciones recientes, no son pocas las amenazas en la Isla a la conservación de estas manifestaciones pictográficas y, con ello, a la posibilidad de estudiar y disfrutar esta importante forma de expresión.

Así lo demuestra un estudio del Grupo Cubano de Investigaciones de Arte Rupestre (GCIAR), que evaluó el estado de conservación de estos dibujos en la provincia de Pinar del Río, una de las de mayor número de estas estaciones en el país, con 32 actualmente.

Según el coordinador general del GCIAR, Racso Fernández Ortega, el deterioro en estos sitios es bastante elevado y solo disminuye en la medida en que aumentan en altitud y se hace más intricado y difícil el acceso. Uno de los principales agravantes —dice— es la tala indiscriminada de árboles en los alrededores.

"La deforestación de grandes espacios para la producción agrícola, por ejemplo, trae aparejada una mayor incidencia de la luz solar en el interior de las cuevas. Esto propicia la aparición sobre las pictografías de organismos como hongos y líquenes, que aprovechan la luz para realizar la fotosíntesis", puntualiza Fernández.

De acuerdo con el investigador, la inexistencia de una barrera vegetal también posibilita el desarrollo de panales de avispas y otros insectos, así como la contracción y dilatación de las rocas por los cambios de temperatura, que culminan con la pérdida de la capa de pigmento en los dibujos.

El estudio sugiere, además, que la construcción de carreteras, presas o vaquerías a poca distancia de las estaciones agrava el problema.

"Una edificación a 50 o cien metros de la estación supone gases contaminantes provenientes de tractores, autos y camiones, que se adhieren a las paredes de la cueva, como mismo sucede en la ciudad", explica Fernández.

También —subraya— los campesinos a veces utilizan ese espacio como corral para el ganado menor, sin darse cuenta de los daños irreparables que con ello provocan.

"La orina y las heces de los animales cambian el PH del suelo. Eso, unido a la compactación resultante de sus pisadas, modifica cualquier evidencia arqueológica enterrada que pudiera brindar información valiosa sobre quiénes hicieron las pictografías o petroglifos, y el sentido que tuvieron para esa población".

Los resultados del estudio señalan como otras amenazas importantes la construcción de fogones y fogatas, que esparcen cenizas y humo sobre las paredes; el remarcado con grafito del contorno de las pinturas, los retoques de las áreas afectadas con arcilla, así como la creación de concreciones sobre las paredes.

Para enfrentar esta situación —reflexiona Fernández— hay que crear conciencia en la población de la necesidad de proteger y cuidar estos espacios, para que sientan suyo ese patrimonio, parte de su identidad.

"Con vistas a lograr este propósito, se podrían aprovechar más los medios de comunicación, así como realizar encuentros y charlas con los pobladores cercanos a estos sitios.

"También deberían cercarse aquellas estaciones puestas en función del turismo, crear recorridos con impactos mínimos en el área, señalizarse con carteles informativos que informen a las personas sobre la relevancia del lugar y las regulaciones para acceder a ellos".

A juicio del experto, esta formación de conciencia debería comenzar por las propias autoridades que a veces no tienen noción de la necesidad de salvaguardar estos sitios o peor, aun conociéndola, en ocasiones hacen uso y abuso del recurso.

"Quienes deciden la realización de inversiones constructivas deberían evaluarlas siempre concienzudamente, cumplir con los estudios pertinentes y considerar la existencia de estos espacios, antes de cualquier acción.

"A veces la carretera no tiene por qué pasar contigua a la cueva. Desplazarla unos 200 o 600 metros generalmente no representa una diferencia sustancial en los gastos y, sin embargo, se protege un recurso único e insustituible, que habla de una época, de una cultura, de nuestros propios orígenes".

Fuente: http://www.cubahora.cu/index.php?tpl=principal/ver-noticias/ver-not_cult.tpl.html&newsid_obj_id=1041960

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer

Buy cheap human hair 360 frontal hair extensions, lace front wigs, full,Rpghair com provides good quality lace front clip in hair extensions and full lace wig we have brazilian virgin hair and indian remy hair extensions uk both of them are 100% human hair extensions,100% virgin human hair full lace wigs.