Resultados de las exploraciones y excavaciones arqueológicas de campo en el sitio de contacto y transculturación indohispánico

Resultados de las exploraciones y excavaciones arqueológicas de campo en el sitio de contacto y transculturación indohispánico

Por: Orlando Álvarez de la Paz y Luís Olmo Jas
Especial para Cuba Arqueológica

El 8 de abril de 2010, durante el desarrollo del II Taller de Arqueología Aborigen y Colonial, en la estación de contacto y transculturación indohispánico de Tuinicú 5, el campesino forestal Osmany Ramírez Padilla y Orlando Álvarez Especialista en Arqueología del Centro Provincial de Patrimonio Cultural (CPPC), descubren las primeras evidencias aborígenes de comunidades agricultoras ceramistas y coloniales del siglo XVI, en la margen derecha (Oeste) del río Tuinicú, en el lugar conocido como Las Bocas, en la cuenca de inundación de la presa Zaza.

Foto 1: Excavaciones arqueológicas sitio de contacto y transculturación indohispánica Tuinicú 5. De izquierda a derecha Yusdeivis  López, Orlando Álvarez y Maikel Gutiérrezy Reinaldo Pérez

Los materiales aborígenes consistían en cerámica, un sumergidor de redes, una punta de hacha petaloide y piedra tallada. De los europeos, escasos fragmentos de botijuela y una herradura de caballo de la época. Se reportaba así la tercera localidad de este tipo para la región arqueológica de Sancti Spíritus después de la localizada en Pueblo Viejo (Sanzo y colaboradores, 1991) y Tuinicú 5 (Álvarez y Jas, 2009).

Entre el 16 y 17 de abril de 2010, Luís Olmo Jas, arqueólogo profesional del grupo Samá de la Sociedad Espeleológica de Cuba; Sergio Alejandro Álvarez García, arqueólogo aficionado y Orlando Álvarez de la Paz Especialista del CPPC, exploran nuevamente Las Bocas.

Foto 2: Las Bocas. Exploración 16 de abril de 2010. De izquierda a derecha Orlando Álvarez y Sergio A. Álvarez

En esta oportunidad reportan el hallazgo de cerámica aborigen, piedra tallada y una vasija de cerámica fragmentada con todas sus partes (Foto 3). Según los estudios de Roger Arrazcaeta, jefe del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana, la vasija encontrada reproduce una escudilla europea del siglo XVI (Foto 4), fabricada por el método aborigen del acordelado.

Foto 3

Foto 4: Vasija de cerámica colectada en Las Bocas, después de restaurada por Luís Olmo y especialistas del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana

El significativo reporte, único de su tipo en la provincia de Sancti Spíritus, permite entonces considerar a Las Bocas como un lugar de contacto y transculturación indohispánico del siglo XVI.

La expedición permite además localizar otras estaciones con evidencias este período junto a materiales aborígenes hacia la desembocadura del Tuinicú, en su margen derecha, subir por la misma ribera del río Zaza hasta la desembocadura del río Yayabo (Foto 5) y realizar un número de calas exploratorias con el objetivo de localizar áreas de distribución y concentración de evidencias, que en aquella oportunidad brindaron escasa información (Foto 6).

Foto 5

Foto 6: Cala exploratoria alrededor de la cual se observa una herramienta de piedra tallada

En el 2012 arqueólogos del CPPC, el grupo Samá, el Departamento de Arqueología de la Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios, el Museo General Municipal de La Sierpe y el grupo de arqueología Siguajabo de Taguasco exploran y excavan nuevamente Las Bocas, previa autorización por la Subcomisión de Arqueología.

Foto 7: Grupo de arqueólogos que participan en las excavaciones del 2012 en Las Bocas. De izquierda a derecha. Reinaldo Pérez (Museo General Municipal de La Sierpe), Maikel Gutiérrez y Yusdeivis López (Oficina del Conservador de la Ciudad de Trinidad y el Valle de los Ingenios), Luís Olmo Arqueólogo Profesional. Grupo Samá. Sociedad Espeleológica de Cuba), Modesto (Grupo de arqueología, Siguajabo,Orlando Álvarez (Especialista CPPC) y el campesino Rodolfo

Entre los resultados más significativos del trabajo de campo se señalan el haber podido identificar tres áreas principales de distribución de evidencias:

Área 1 (La Escudilla): localizada en la margen derecha de la Tercera Cañada que desemboca en la margen derecha del río Tuinicú, donde se recogió fragmentos de cerámica y burén, piedra tallada y piedra en volumen aborigen, así como botijuela europea del siglo XVI y un interesante colgante triangular, elaborado por el aborigen en, al parecer, un fragmento de botijuela, elemento que reafirma el contacto y la transculturación europea. En esta área fue donde se localizó la escudilla.

Foto 8: Los arqueólogo Luís Olmo y Yusdeivis López, durante las excavaciones en el Área 1 (La Escudilla)

Foto 9: Pendiente triangular con perforación bicónica en uno de los extremos, probablemente elaborado en un fragmento de botijuela del siglo XVI, junto a piedra tallada

Área 2 (El Fondo): Ubicada a 60 metros del centro del área anterior, en la desembocadura de la Tercera Cañada y  la margen oeste del río Tuinicú. En ella se ubicó un fragmento de fondo de una vasija de cerámica semejante al de la escudilla encontrada en el área 1, piedra tallada, piedra en volumen y cerámica aborigen. También un fragmento del borde de un plato de mayólica Columbia Liso que data al siglo XVI.

Foto 10. El especialista Maikel Gutiérrez, profundiza hasta los 0.50 metros, después de comprobar que el estrato arqueológico se localiza superficialmente entre 0 y 0.10 metros. Área 2. (El Fondo)

Foto 11. Percutor de cuarzo. Área 2. (El Fondo)

Foto 12. Mortero fragmentado. Área 2. (El Fondo)

Área 3 (Punta de hacha): Se sitúa aproximadamente a 190 metros de la 2, en la margen oeste del Tuinicú (Foto 13). Aquí se encontraron piedra tallada (Foto 14), piedra en volumen, fragmentos de cerámica (Foto 15) y burén (Foto 16), un colgante aborigen (Foto 17), además de botijuela vidriada (Foto 18) y no vidriada, mayólica y un colgante elaborado por el aborigen en un fragmento de mayólica de color verde (Foto 19).

Foto 13. Excavaciones en el Área 3. (Punta de Hacha). De Izquierda a derecha Sergio A. Álvarez y Reinaldo Pérez

 

Foto 14

Foto 15

Foto 16

Foto 17

Foto 18

Foto 19

Pese a que la zona de estudio no ha sido abordada en su totalidad, hasta el momento, el número de evidencias recuperadas es reducido con respecto al de Tuinicú 5 y Pueblo Viejo, pero muy ilustrativo de la convivencia, en estos lugares, entre el aborigen agricultor ceramista y el europeo colonizador.

En las áreas excavadas, el estrato arqueológico se localiza en la superficie del residuario, encima de una delgada capa de arena, conchas de moluscos de agua dulce y otros materiales de deposición o arrastre, mezclados con esta o por debajo de la misma, a la que sigue un suelo Loan, por lo general estéril. Se profundizó hasta los 0.50 metros, comprobándose la no existencia de otra deposición de materiales arqueológicos. Este mismo comportamiento se ha observado en Tuinicú 5.

Para los trabajos de excavación en el estrato arqueológico se utilizaron pequeñas picoletas, principalmente brochas y escariadores. Cuando se profundizó a más de 0.20 metros, se emplearon picos con el propósito de ganar en operatividad

Es preciso señalar la presencia de otros sitios de habitación de períodos ocupacionales más tempranos, como por ejemplo piedra tallada y en volumen (Fotos 20 y 21) de grupos aborígenes de la Formación Económica Social de Apropiadores Pretribales en su estadio Temprano  (Paleolítico) y medio (Mesolítico medio) y de otras más tardías como las coloniales, con más probabilidades de los siglos XVIII y XIX, además de contemporáneas.

 

Fotos 20 y 21

Otro de los aportes fue el haber podido identificar otra área arqueológica (La Virgen), en la misma ribera del Tuinicú, donde se encontró mayólica y fragmentos de botijuela, conjuntamente con abundantes residuos de alfarería y otros materiales coloniales (Foto 22) al parecer del XIX y aborígenes, que por razones de tiempo no se pudo investigar. También aborígenes con interesantes piezas de piedra tallada y en volumen.

Foto 22

Las exploraciones, en improvisadas balsas de poliespuma (Foto 23), de la ribera este del Tuinicú, descubrieron una estación aborigen frente a la desembocadura de la Tercera Cañada (Foto 24 y 25) y otra colonial posiblemente del XIX frente al Área 3 de Las Bocas (Foto 26).

 

Foto 23

 

Foto 24 y 25

Foto 26

Como se ha señalado en otros artículos, todos estos enclaves arqueológicos incluyendo a Pueblo Viejo (Foto 27), se localizan hacia la margen derecha u oeste del Tuinicú, entre el arroyo de La Botella, antiguo El Fraile y el de Puente Palo o Pueblo Viejo, zona enmarcada por los historiadores como lugar donde se debió fundar la villa de Sancti Spíritus.

Foto 27

El trabajo desarrollado por el equipo de arqueólogos en el área es incipiente aún. Con los discretos resultados que se han alcanzado, no se puede plantear que Las Bocas coincide con el primigenio emplazamiento de la villa, más bien pudiera corresponder a lugares temporales de permanencias, donde convivieron indios y españoles con un propósito determinado.

Los especialistas coinciden con el criterio de que esta problemática debe ser abordada de manera integral y con sistematicidad. Se requiere entonces la aprobación y ejecución de un ambicioso proyecto de exploraciones y excavaciones, el cual ha sido presentado al Gobierno Municipal, como parte de las metas que se han trazado para el 500 Aniversario de la fundación de la Villa, que garantice los aseguramientos mínimos e indispensables para desarrollar las difíciles y agotadoras jornadas de campo y el posterior trabajo de gabinete. Ello permitiría ejecutar campañas de excavación más duraderas y explorar los lugares más probables. Únicamente así podremos tener una objetiva aproximación al asunto que abordamos.

Entre otras importantes tareas del Plan de Actividades, el proyecto propone la necesidad de concluir las excavaciones en Pueblo Viejo y explorar el lugar con tecnologías más desarrolladas, que ayuden a la identificación de enterramientos, estructuras, metales, entre otros, para definir áreas de habitación y probable funcionalidades.

Actualmente desconocemos si hacia el interior de la  llanura aluvial, o sea, en profundidad, existen otras áreas de habitación de igual filiación, próximas a las reportadas en Tuinicú 5 y Las Bocas, igual a como sucede en Pueblo Viejo, donde existen otras áreas ubicadas a más de 60 metros, unas de las otras (Foto 28) y sobre todo la determinación de la forma en que estas se distribuyen.


Foto 28

 

Tenemos que explorar y excavar los sitios de La Virgen y el de Gilberto, este último con mayólica Columbia Liso y botijuela del XVI, así como otros, que en esta oportunidad están inundados, en la desembocadura del Tuinicú en el río Zaza y en el margen oeste de este último.

No debe perderse de vista la exploración y de ser necesario excavar en aquellos lugares que han sido dados como posibles lugares de fundación de la villa, en este caso el sitio arqueológico aborigen La Luisa, la Hacienda Alonso Sánchez, solo por citar dos ejemplos. Menos aún, hacia donde se trasladó inicialmente, presuntamente en los predios donde hoy se localiza la Iglesia Mayor, cuestión que no ha sido verificada desde el punto de vista arqueológico.

La limpieza, catalogación e identificación tipológica de las evidencias colectadas permitirá valorar con mayor objetividad los criterios vertidos hasta aquí relacionados con el proceso de contacto y transculturación ocurrido en Las Bocas en el siglo XVI.

La implementación del proyecto, desde el año 2009, ha posibilitado identificar 172 estaciones con concentración de materiales arqueológicos, de ellas: 84 donde únicamente se encuentran piezas aborígenes, principalmente de grupos aborígenes de la Formación Económica Social de Apropiadores Pretribales en su estadio Temprano (Paleolítico) y medio (Mesolítico medio); 57 multicomponentes, con materiales aborígenes y coloniales (XVIII –XIX); 15 donde solo se hallan evidencias coloniales (XVIII–XIX); 6 con ajuares aborígenes de grupos ceramistas agricultores y europeos del siglo XVI (contacto y transculturación indohispánica), y 2 con ajuares aborígenes de grupos ceramistas agricultores y coloniales del siglo XVI. Además, se han colectado un significativo volumen de evidencias, entre las que se destacan piezas únicas para la arqueología en Cuba tales como la escudilla de cerámica de Las Bocas y el anillo lítico de Pueblo Viejo (Foto 29), entre otras no menos importantes como fragmentos de mayólica Columbia Liso, Caparra Azul, lebrillo Verde y de botijuelas del siglo XVI (Foto 30).

 

Foto 29

Foto 30

Agradecemos, en particular, la desinteresada ayuda prestada por los campesinos de la zona, sin los cuales no hubiera sido posible alcanzar los objetivos que se propusieron en el IV Taller.

Foto 31: Trabajo de gabinete. Centro Provincial de Patrimonio Cultural en Sancti Spíritus

BIBLIOGRAFIA

Sanzo Rodríguez, Javier; Ubaldo Lazo Rodríguez y Félix Bismark González (1991): Pueblo Viejo. Sitio de contacto cultural del siglo XVI, inédito.

Álvarez de la Paz, Orlando y Luis Olmos Jas (2009): II Taller de Arqueologóa Aborigen y Colonial. Museo de Sitio Asentamiento Fundacional de la Villa de Sancti-Spíritus, inédito.

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer