Afortunados en la Trocha (Investigaciones arqueológicas en la Trocha de Júcaro a Morón, Cuba)

Afortunados en la Trocha (Investigaciones arqueológicas en la Trocha de Júcaro a Morón, Cuba)

Por Sayli Sosa Barceló Fotos: Liesther Amador

Un grupo de entusiastas rebusca bajo el suelo pantanoso de Júcaro con el anhelo de encontrar "tesoros"

Sucede, siempre que observamos a alguien intentar lo imposible, que lo tildamos de loco. Será que la cordura aconseja quedarse a buen resguardo, con la taza de café a punta de labios y el sillón a medio mecer, justo por donde la brisa entra sin pedir permiso, a la sombra y sin estrés. Será que la cordura susurra al oído frases tentadoras que invitan a no enfangarse, a no compartir la humedad, ni los mosquitos, ni el calor insoportable de enero. Será...

Atendiendo a esta lógica no quedan dudas. El profesor Calvera, mi amigo Roberto Álvarez Pereira y el resto de la tropa que los acompañó durante las excavaciones, son locos de atar. Creyeron en el imposible de encontrar, más de 100 años después, restos del mayor sistema defensivo militar español del siglo XIX en Cuba: la Trocha de Júcaro a Morón.

Usted pensará que a estas alturas no es noticia, que los fortines están ahí, contándonos la historia hace mucho tiempo. Pero se trata de la trocha oculta, la que quedó sepultada por el fango y la centuria transcurrida desde que los colonialistas la consideraran inexpugnable y los mambises la burlaran una y otra vez.

El pasado 18 de enero cerró la primera campaña de intervención arqueológica en la zona cercana a Júcaro. Los directores del proyecto: Roberto Álvarez Pereira y Jorge Calvera Roses aseguraron estar muy contentos con los resultados de esta etapa, y que pese a las peculiaridades geográficas que presenta el terreno y su alto grado de humedad, se logró realizar la excavación sin contratiempos.

"Todo comenzó con una prospección a distancia, asistida por teledetección, que hicimos en junio del pasado año. Los estudios de fotointerpretación de los dos primeros kilómetros arrojaron como resultado que en esa zona se conservaban en forma de túmulos superficiales todas las defensas de primer y segundo órdenes de la línea militar de Júcaro a Morón. Estas fortificaciones eran hasta ahora solo referenciadas por los fotograbados de la época. Junto a las escuchas y blockhaus se podían ver unos 800 metros de pequeños montículos que de forma lineal se extendían paralelo a las fortificaciones mencionadas, de manera similar a los pozos de Lobos empleados en ese tipo de terreno pantanoso. No dudamos que era un buen lugar para comenzar y así mantendríamos el mismo orden cronológico de construcción de la línea defensiva", comenta Roberto, joven inquieto que comenzó desempolvando viejos documentos y navegando en la web, y hoy es arqueólogo acucioso, empecinado y atrevido.

Asegura Álvarez Pereira que no fueron con intención de encontrar muchos artefactos, pues el contexto estaba muy afectado culturalmente, pues en todo este tiempo varias generaciones de jucareños han dejado sus huellas. "Desde que hicimos el proyecto nos planteamos como objetivos primarios develar las fases constructivas que marcaban la tipología de este tipo de defensa, muy común en las guerras irregulares, y que gracias a la bibliografía consultada habíamos notado que esta línea militar en particular estaba construida de manera diferente a las demás que hasta el momento conocemos.

"Su creador, el ingeniero militar José Gago y Palomo, evolucionó las torres de la línea y las defensas en general con elementos y técnicas de las fortificaciones abaluartadas. Otro de los objetivos que marcaron nuestro interés fueron los momentos de ocupación del fortín y las fases de destrucción, ambas ligadas y muy marcadas en este fortín.

Pero, ¿encontraron algo, además de promontorios y tierra mojada?

Siempre se encontraron artefactos, casquillos de balas, botones, monedas, quizá no con el grado de conservación que nos permitiera enviarlos rápidamente a los museos, pero lo suficiente para poder documentarlos y realizar réplicas en algunos de los casos.

"En abril comenzamos la segunda campaña que esperamos aporte más detalles, pues en una de las secciones a excavar se encuentra el foso negro o fosa sanitaria, un lugar que pone ansioso a todo arqueólogo ya que en él se acumula mucha información: desde la vida cotidiana del soldado español hasta el empleo de adelantos tecnológicos.

—Sin dudas, tales resultados, por solos, representan un aporte a la historiografía avileña y cubana. Sin embargo, su alcance permitirá trazar otras metas...

Así es. Con la conclusión del proyecto y con la dirección del Partido y el Gobierno, Cultura y Patrimonio en la provincia avileña, estaremos en condiciones de crear el primer parque arqueológico de Ciego de Ávila, tomando como base los dos primeros kilómetros de la Trocha de Júcaro a Morón, para así contribuir con el proyecto de desarrollo local del municipio de Venezuela.

"En una visita reciente del Consejo Nacional de Patrimonio y del Gabinete de Arqueología de la Oficina del Historiador de La Habana manifestaron su conformidad con los trabajos realizados y extendieron sus felicitaciones a la dirección del gobierno en el municipio, los delegados del consejo popular y al pueblo de Júcaro, así como también a las autoridades de la provincia al conocer el apoyo que nos han brindado."

Conocemos de la experiencia del profesor Calvera, principal artífice del Sitio Los Buchillones, mas en tu caso se trata de la primera vez. ¿Quiénes los acompañaron en esta aventura?

—El grupo multidisciplinario que logramos formar para el trabajo de campo contaba con un especialista en biología vegetal, un dibujante, un fotógrafo, tres arqueólogos, tres técnicos, un geólogo, un especialista en planimetría y un conservador. Todos por vez primera son recursos humanos de nuestras instituciones provinciales, convirtiendo esta campaña en la primera con independencia arqueológica de otras provincias. Esto para nada es una reacción regionalista, como quizá parezca, al contrario, creo que lo poco que hemos logrado precisamente es gracias al apoyo que hemos tenido de nuestros profesores y colegas de toda Cuba. "Es por esto que ha llegado la hora de mostrar que toda la enseñanza que nos ha sido legada no es para seguir dependiendo de ellos, es para poder juntarnos un grupo como lo hemos hecho y crear un gabinete que intervenga de manera directa en el desarrollo científico de nuestra provincia.

Cuando hablas de Gabinete, a qué te refieres, ¿a un buró antiguo y mucho papeleo?

—No, no, no (abre los ojos y ríe). Siempre el Doctor Jorge Calvera Roses soñó con un gabinete de arqueología en Ciego de Ávila. Por razones de toda índole, incluso relacionadas con su salud no se pudo materializar ese sueño hasta ahora.

"Nos hemos juntado la dirección del Centro Provincial de Patrimonio y la Dirección Provincial de Cultura, a la que se sumó el apoyo del primer secretario del Partido y el Gobierno, para proponer la creación del Gabinete Arqueológico, subordinado administrativamente al Centro Provincial de Patrimonio y con independencia operativa.

Además de las funciones típicas del gabinete se aspira a crear un departamento de nuevos medios aplicados a la arqueología, donde se generen productos científicos, como recorridos virtuales, juegos, multimedias, sitios web, y que permita un tráfico continuo de nuestro quehacer científico en las redes sociales."

—¿Te atreves a decirme ahora qué significa La Trocha para ti?

—La Trocha es, sin dudas, el detonante de todo lo bueno que está sucediendo actualmente en mi vida profesional y, por qué no, también personal (de hecho no estuvieras entrevistándome si no fuera por ella, jajaja).

"Pero prefiero incluirme en el término provincia y referirmesu importancia, más que en pasado y en presente, en el futuro para nuestras vidas y la de la región en . Este sistema defensivo conocido por muchos muy elementalmente, en el futuro inmediato va a cambiar y a revolucionar la concepción que se tenía sobre la tipología de las fortificaciones pasajeras en el mundo, esa última palabra sin exageración alguna. La Trocha se va a convertir no solo en el referente de la provincia, sino de toda su tipología militar y, por supuesto, va a atraer a muchos interesados a visitarnos, lo que seria provechoso para el intercambio científico y cultural de la provincia.

"Todas las investigaciones realizadas sobre ella han arrojado datostanto desde el punto de vista historiográfico como arqueológico, y elementos para poder afirmar que fue una verdadera frontera en el centro de la Isla de Cuba. Asimismo ha revolucionado su nueva concepción la visión estratégica de algunas campañas practicadas por el Ejército Libertador, que hasta este momento se creían con otras finalidades bélicas, convirtiendo este tesoro patrimonial en uno de los mayores narradores de nuestras luchas por la independencia colonial.

"Por todo lo dicho y por lo que no puedo decir aún, me creo muy afortunado por ser y estar en la región histórica de la Trocha de Júcaro a Morón."

Fuente: http://www.invasor.cu/index.php/es/ciencia/17641-afortunados-en-la-trocha

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer