El Caribe: una nueva arqueología

Por: Marcio Veloz Maggiolo

La próxima semana viajaré a Holanda para ser jurado de una tesis sobre arqueología del Noroeste de la Isla Española, con la que el arqueólogo Jorge Ulloa, profesor de INTEC e investigador permanente del Museo del Hombre Dominicano, intenta adquirir su doctorado en la famosa Universidad de Leiden.

La doctora Corinne Hoffman, Directora del Departamento de Arqueología del Caribe, y arqueóloga de largo historial en las islas, me ha invitado antes a dar algunas charlas, y he asistido con gran alegría. Ahora se trata de examinar, con otros miembros del jurado, el contenido de una larga disertación escrita por Ulloa, luego de cuatro años becado por la Universidad de Leiden, para un estudio preliminar, pero ampliado, de las sociedades precolombinas del Noroeste de Santo Domingo, y entre  otros temas, de la dispersión de los grupos llamados macorijes por muchos de nosotros, y por otros rechazados por la supuesta ausencia de datos arqueológicos firmes que puedan confirmar que las culturas llamadas “meillacoides” por Irving Rouse, investigador emËrito de la Universidad de Yale, pudieran ser etnológicamente perceptibles al través de sus modos decorativos en las vasijas.

Ulloa hace un recorrido denso por todo El Caribe, y con la aprobación de sus instituciones Museo del Hombre Dominicano, e INTEC, prácticamente sin fondos del  Estado y con apoyo de Leiden, pone en orden, a la vez que recupera una información valiosa para nuevas aproximaciones al tema. (Holanda tiene posesiones que son formas de colaboración en el Caribe. Acabamos de ver un equipÚ de biesbol holandés en la última serie de béisbol mundial con  éxito en sus presentaciones, sus intgrantes eran antillanos,  en su mayoría, peloteros de Aruba y Curazao respaldados por el Reino de los Países Bajos, Holanda, donde el desarrollo deportivo va en crecimiento y desde donde han surgido valores que han hecho y están haciendo una historia en el béisbol mundial.) 

Para su tesis doctoral Ulloa ha recorrido el país y excavado numerosos puntos de la Línea Noroeste, pero lo mas importante es que ha podido resumir las características de decenas de lugares arqueológicos, propiciando con ello  un orden para nuevas interpretaciones.

Mi nota, superficial, como debe serlo en este caso, avisa la posible graduación de un arqueólogo profesional tan necesario para la continuidad de las investigaciones en el país y en su entorno caribeño. Estamos quizás, gracias de Corinne Hoffman y sus equipos de investigación, ya trabajando en el Caribe dominicano, ante un florecimiento de nuestra, actualmente,  apagada y triste investigación arqueológica, donde la falta de teoría y de las interpretaciones sociales de los datos  se han reducido repetir lo que Rouse descubriera en el sitio de Fort Liberté en los años 30 del siglo pasado. 

La verdad es que hemos vuelto atrás, y los logros del Museo del Hombre Dominicano están, como se dice “frizados”, en una hibernación que espera nueva sangre para retomar el camino. 

Fuente: http://www.listindiario.com.do/puntos-de-vista/2013/4/12/272915/El-Caribe-una-nueva-arqueologia

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer

cubaarqueologica base