Guaca: una mirada al pasado indígena de Puerto Rico

Guaca: una mirada al pasado indígena de Puerto Rico

Por: Joel Cintrón Arbasetti

Guaca, es un vocablo indígena que significa región o cercanía, vasija donde se guardan tesoros, o pequeños recintos funerarios; y nos remonta a mitos ancestrales de nuestras Antillas, al vincularse con creencias sobre el origen mismo del hombre, salido de las entrañas de la tierra”.

Esa definición de la palabra indígena se puede leer en un cartel, al interior del Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico (UPR), Recinto de Río Piedras, donde se presenta la exposición Guaca: una mirada la pasado indígena de Puerto Rico.

La vuelta al pasado indígena que presenta el Museo se remonta hasta el tiempo transcurrido entre los años 2,145 a.C y el 700 a.C.

Entre ese periodo, en la isla de Vieques, una mano humana colocó una hilera de piedras orientadas hacia el sitio arcaico de Caño Hondo y la Bahía Bioluminicente en Puerto Mosquito, un lugar mágico que se cree tuvo un gran valor religioso.

En la misma región se encontró un entierro primario e incompleto, donde también había una osamenta que, aunque deteriorada, permitió al antropólogo forense Edwin Crespo Torres identificar a un hombre de aproximadamente 35 a 40 años de edad y que medía entre 5′ 4” y 5′ 8” de estatura.

Esos restos ahora se conocen como el Hombre de Puerto Ferro y es lo primero que se muestra en la exposición, para luego transportarnos, a través de sus objetos, a las diferentes culturas taínas, comenzando por la arcaica.

“La entrada a las Antillas (de los arcaicos) pudo ocurrir desde más de un lugar, extendiéndose las posibilidades desde la península de la Florida y la península de Yucatán, hasta las costas centroamericanas y el norte del contienen suramericano”, se explica en el Museo.

La exposición Guaca nos presenta parte de la cultura arcaica a través de su tecnología, la cual se distingue por sus instrumentos tallados en piedra y concha. Estos instrumentos de piedra les servían para sobrevivir y también los usaban como machacadores, tajadores y martillos.

Guaca explora, además, rasgos de la Cultura Huecoide, cuyos orígenes proceden del oriente de los Andes suramericanos, específicamente de Bolivia hasta el norte de Colombia y Venezuela, según los materiales arqueológicos recogidos en Sorcé, en la isla de Vieques y en Candelero en Humacao. La presencia de esta cultura en ambos sitios comenzó hacia el siglo 3 a.C y se extendió en Sorcé hasta temprano el siglo XV d.C.

La Huecoide es una cultura neolítica (Edad de Piedra Nueva), agrícola y alfarera, que dependía del cultivo de la yuca y utilizaban tubérculos, granos, frutas y vegetales. Además eran pescadores y recolectores de moluscos marinos. Entre sus manifestaciones culturales se encuentra la cerámica y una variada colección artesanal de adornos corporales y ornamentales elaborados con piedra y concha de madre perla, algunas de las cuales se muestran en la exposición.

Lo que ha podido recuperarse de la cultura Saladoide también queda expuesto en Guaca. El grupo indígena organizado bajo esta cultura partió del Orinoco Medio y Bajo de Venezuela, desde donde se movieron hacia las costas venezolanas y ocuparon las Antillas orientales, alcanzando el extremo oriental de la República Dominicana. Su presencia en las costas de Puerto Rico, cerca de los ríos, es muy temprana: en Vieques, 640 a.C y en Tecla I, Guayanilla, hacia el 430 a.C. Esta cultura es neolítica, agrícola, alfarera y además trabajaron la cerámica.

Conjuntamente en el Museo de Historia, Antropología y Arte se expone la cultura Ostiones, la cual inicialmente fue llamada cultura del Caracol.

“Un detalle importante de este grupo cultural estriba en que se adaptó a los ambientes de toda la Isla. Desarrollaron aldeas o asentamientos a través de la misma, así como la estructuración de bateyes o plazas, para el juego de pelota. Los Ostiones, desde el principio, fueron una cultura de desarrollo local, que se extendió hacia el resto de las Antillas Mayores y las Bahamas y comenzaron un proceso de transición que culminó con lo que conocemos como la cultura Taína”, lee la sección dedicada a esta cultura.

De esta manera la exposición nos lleva hasta la cultura Taína (1,100 d.C-1,500 d.C), caracterizada por la estratificación social, evidente en la gran cantidad de cacicazgos que comprendían extensos territorios a través de las islas y en Puerto Rico se distinguieron por la producción y elaboración de objetos ceremoniales.

Entre las piezas más impresionantes de la exposición se encuentran los “aros líticos”, los cuales constituyen en Puerto Rico una de las manifestaciones más representativas de la tecnología en piedra pulida.

“Estos presuponen un alto nivel de conocimiento de las propiedades de la piedra y el dominio de las técnicas. Aunque su función específica sigue siendo un misterio, la inversión de tiempo empleado en su cuidadosa elaboración parece indicar que eran piezas de gran significado, tal vez relacionadas con ritos simbólicos de poder o autoridad”, se lee en la muestra.

En Guaca se pueden ver además los famosos cemíes, “piezas de gran calidad estética para fines ceremoniales cuya posesión se consideraba un gran privilegio y un símbolo de estatus social en la cultura jerarquizada de los taínos”. También se muestran los dujos, pequeños asientos o banquillos que eran reservados para personajes prominentes como caciques y chamanes.

Las piezas expuestas en Guaca forman parte de la colección arqueológica del propio Museo de Historia, Antropología y Arte de la Universidad de Puerto Rico.

Esta exposición se organiza, junto con el Centro de Investigaciones Arqueológicas del la UPR, en saludo al 25to Congreso Internacional de Arqueología del Caribe y la misma dura hasta el 15 de diciembre de 2013. Se puede visitar de lunes a viernes de 9:00 a.m a 4:00 p.m y los domingo de 11:30 a.m a 4:00 p.m.

Fuente: http://www.80grados.net/guaca-una-mirada-al-pasado-indigena-de-puerto-rico/

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer