Alfredo Ezequiel Figueredo Rodríguez (1949-2013): arqueólogo, poeta e intelectual

Alfredo Ezequiel Figueredo Rodríguez (1949-2013): arqueólogo, poeta e intelectual

 

Por: Odlanyer Hernández de Lara
Especial para Cuba Arqueológica

Ayer recibí una de esas noticias que esperas, pero que no quieres escuchar. Ha fallecido Alfredo Figueredo. Poco a poco voy interiorizando la pérdida. Si bien conocía de su delicado estado de salud, Alfredo era un luchador; uno de los mejores que he conocido, de esos que se caen y se vuelven a levantar una y otra vez, aunque sus fuerzas no lo acompañen.

Nació en Victoria de Las Tunas, Cuba, un 10 de abril de 1949 y a la corta edad de diez años fue a vivir junto a sus padres a los Estados Unidos. Recordaba muy bien la fecha en que llegó a ese país: el 18 de noviembre de 1959. No hacía mucho caso de las nacionalidades, pero como él mismo expresara, se sentía bien con los tuneros, porque eran su gente. En una ocasión, luego de un tiempo de conocernos, me hizo un breve recorrido de su historia de vida y ahí supe que era el segundo de cuatro hermanos.

Alfredo estudió cultura, lengua y literatura española en The University of the State of New York en 1970, aunque se graduaría de Bachelor of Arts en Antropología, con énfasis en la arqueología americana, el año siguiente en el Queens College of the City University of New York (Departmental Honors). Continuó estudios de antropología social durante 1972 en el Hunter College of the City University of New York y en 1978 culminaría su Master of Arts en la University of Connecticut, Storrs, donde desarrolló su investigación antropológica sobre indígenas sudamericanos.

Fig. 1. Revisando material arqueológico de Amazonia, en el Museo del Indio Americano cuando todavía era The Heye Foundation, en 1978. De izquierda a derecha, Gus Pantel, Anna C. Roosevelt, Alfredo, Irving Rouse y un colaborador. Foto tomada por José Oliver, cortesía de Alfredo Figueredo

Su vida académica fue prolífera y cambiante. Luego de graduarse, ocupó diversos cargos relacionados con la educación en temas de antropología, arqueología e incluso de idioma, historia y filosofía. Su primer puesto fue precisamente en el Queen College, donde fungió como Reader del Departamento de Antropología entre 1971 y 1972. Precisamente, en este último año pasa a dirigir el British Virgin Islands Archaeological Survey que se extendería hasta 1975. Mientras tanto, había ocupado durante un año un puesto de Instructor en el Departamento de Sociología y Antropología del Russell Sage College y luego, entre 1973 y 1974 sería Curator-Archaeologist del Virgin Islands Museum en la isla de St. Thomas. Al año siguiente fue el Territorial Archaeologist del gobierno de Virgin Islands.

Desde 1977 y hasta 1979 se desempeñó como Profesor Asistente, Profesor Asociado e Instructor del Departamento de Antropología de la Universidad de Massachusetts, Amherst, cuando realiza la residencia completa para su doctorado, aunque nunca lo terminó. Es en el año siguiente que se convierte en Instructor de Antropología, Inglés, Historia y Filosofía de la Universidad de las Islas Vírgenes, en el Golden Grove Campus de St. Croix, puesto que ocuparía hasta 1994.

Fig. 2. En la fortaleza de Brimstone Hill, durante el Congreso de San Cristóbal, en 1979. De izquierda a derecha, Douglas Armstrong, Alfredo Figueredo (con espejuelos y el pelo alborotado por el aire), Louis Allaire, John Winter y, arrodillado, Victor Carbone. Foto cortesía de Alfredo Figueredo

Esos años constituyeron uno de sus momentos cumbres en cuanto a experiencias arqueológicas, pues a la par de su desempeño educativo comienza a vincularse estrechamente a la arqueología de contrato. Es así que conforma la firma Archaeological Survey and Historic Restoration (1983-1986) que luego pasaría a denominarse Cultural Resources, Inc. (1986-1988), de la cual fue presidente y General Manager. Mucha de su producción, como son los informes de estos trabajos, quedó inédita.

Hacia 1995 pasa a ser Adjunct Lecturer del Departamento de Inglés de la Florida International University, puesto que ocupa hasta 1997.

Fue durante la década del noventa cuando comienzan a manifestarse sus problemas de salud. Ello implicó su total distanciamiento de la academia durante muchos años. Cuando lo conocí, hace apenas seis años, estaba volviendo a vincularse a la arqueología, que era su pasión, su razón de ser. Precisamente, en el año 2009 vuelve a participar en los congresos de la Asociación Internacional de Arqueología del Caribe (IACA), de la que era miembro.

Fig. 3. Alfredo, durante la exposición de su ponencia en el Congreso de la IACA, en Antigua y Barbuda (2009). Foto cortesía de Alfredo Figueredo

Mi contacto con él fue gracias a la gentileza de David Hayes, cuando buscaba uno de sus textos que honraba la vida y obra de otro arqueólogo cubano: Oswaldo Morales Patiño. Pero a pesar de los pocos años de amistad y colaboración, parecía que lo conocía de toda la vida. Estar en contacto diario con Alfredo había estrechado mucho nuestra relación. En el año 2011, sólo dos años después de conocerlo, me envió un texto que le había escaneado David y entonces me comentó: “Me lo escaneó el gran David Hayes (¿lo recuerdas? nos puso en contacto hace años)”.

Fig. 4. En la reserva y museo Ah-Tah-Thi-Ki, en la Florida (2009). Alfredo Figueredo junto a Boris Rodríguez. Foto cortesía de Boris Rodríguez

Su continuo interés por las Antillas lo mantenía ocupado en estos últimos años. Siempre preocupado por cuánto podría hacer y cuánto le permitiría su enfermedad. Pero supo hacerse de un grupo de amigos y colegas con los que interactuaba constantemente, intercambiando sus ideas sobre las sociedades precoloniales, sobre la historia y la conquista española y tantos disímiles temas que me son imposibles de abarcar. Alfredo era así: un conocedor profundo, un intelectual increíble.

Fig. 5. Alfredo, durante su conferencia en el 9no. Encuentro de Investigadores de Arqueología y Etnohistoria, en San Juan, Puerto Rico (2011). Foto cortesía de Alfredo Figueredo

En estos años de intercambio tuve el placer de publicar en la revista Cuba Arqueológica mucha de su más reciente producción académica. Era un trabajador incansable. Sus textos o las innumerables traducciones de otras obras que hizo a mi pedido, las revisaba una y otra vez, yendo tras los detalles mínimos que quería rectificar. Además, era un devorador de libros: se mantenía al tanto de todas las novedades de la región, incluso de aquellas publicaciones con menos distribución y mercadeo internacional, como las publicadas en Cuba, pero que a él no sólo le interesaban por una cuestión personal, sino que también trataba de reseñarlas para que cruzaran las fronteras. Fue así como surgieron muchas de sus reseñas de libros de los últimos años. Y me consta que quedaron varias en el tintero, incluso algunas ya alistadas en el índice de los próximos números de Cuba Arqueológica y que tal vez nunca vean la luz.

Pero Alfredo no sólo se dedicó a la arqueología y la antropología. También fue un poeta y su obra literaria es bastante amplia. Según la opinion de The Caribbean Writer, al comentar uno de los libros de poesía que compiló: “Among my favorites is Alfredo E. Figueredo, the editor of this book, who is a consummate poet of strong meter and skillful rhyme. His poems are well-crafted works of art”[1]. Entre sus obras, que son muchas, están: Naturaleza y Alma de Cuba. Dos Siglos de Poesía Cubana, 1760-1960 (1974) y Jalones de poesía (1975), así como varios libros compilados con textos de poetas antillanos.

Algunos de los honores de cuales sentía orgullo son los siguientes:

  • 1968    Honors Program, Queens College of the City University of New York
  • 1969    Membre Titulaire, Société des Américanistes de Paris
  • 1972    Research Associate, Museum of the American Indian (Heye Foundation)
  • 1972    Director, British Virgin Islands Archaeological Survey
  • 1973    Fellow, Royal Anthropological Institute of Great Britain and Northern Ireland
  • 1974    Fellow, Virgin Islands Archaeological Society
  • 1974    Vice Chairman, Virgin Islands State Review Board for National Historic Preservation
  • 1975    Research Associate, Island Resources Foundation
  • 1982    Administrator, Virgin Islands Archaeological Society
  • 1986    Member, Society of Virgin Islands Historians

Alfredo Ezequiel Figueredo Rodríguez falleció en la ciudad de Miami el 24 de noviembre de 2013 a la temprana edad de 64 años, con mucho por ofrecer, con tantos proyectos que continuamente expresaba, interesando a todos a su alrededor. Dejó también un libro inédito: The Indigenous Heritage of the Virgin Islands. Pensaba terminarlo durante el invierno para que estuviera publicado en el transcurso de este mismo año. No obstante, muchas de sus ideas están plasmadas en su obra inédita en forma de informes y otros manuscritos que se ocupó de ir recopilando en los últimos años y digitalizándolos, para ponerlos al alcance de todos. Cuando enfermó, allá por los noventa, todos sus papeles fueron remitidos a la biblioteca de la University of the Virgin Islands, en St. Thomas, de donde logró rescatar gran parte de su obra inédita digitalizada, aunque los originales quedaron allí, junto con toda su documentación.

Su pérdida es lamentable para la comunidad científica, por la agudeza de sus pensamientos y el aporte de sus investigaciones al conocimiento del pasado antillano. También se perdió un gran poeta. Pero sobre todo se perdió un gran amigo, un compañero.

Algunas de sus obras: http://www.cubaarqueologica.org/index.php?q=taxonomy/term/19



[1]http://www.thecaribbeanwriter.org/index.php?option=com_content&view=article&id=468&catid=11:volume8&Itemid=2

Premio WEB

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer

Buy cheap human hair 360 frontal hair extensions, lace front wigs, full,Rpghair com provides good quality lace front clip in hair extensions and full lace wig we have brazilian virgin hair and indian remy hair extensions uk both of them are 100% human hair extensions,100% virgin human hair full lace wigs.